La magia de ser nosotros

FICHA TÉCNICA

Título: La magia de ser nosotros (Bilogía Sofía 2)

Autora: Elísabet Benavent  FullSizeRender

Sello: SUMA

Páginas: 519

Fecha publicación: 6 de abril de 2017

Temáticas: Narrativa romántica

SINOPSIS

Sofía intenta seguir adelante… pero nada es lo mismo sin Héctor.

Sofía siente que se traiciona cuando un nuevo futuro se cuela en su vida.

Sofía enmudece al ver a Héctor en el Alejandría tras siete meses de silencio.

Héctor ha vuelto con un perdón en los labios y un hilo rojo como aliado.

Sofía y Héctor lucharán para volver a ser magia, pero ¿se puede mantener el amor sin renunciar a los sueños?

Sugerente, intrépida, tierna y pícara, Elísabet Benavent, @BetaCoqueta, pone el broche de oro a una bilogía en la que la magia se convierte en la razón que mueve el mundo. La magia de ser nosotros habla de las contradicciones de dos individuos cargados de culpas que se necesitan y que harán lo posible por encontrar un lugar en el que poder sentirse en casa.

OPINIÓN

He esperado una semanita para hacer la reseña de La magia de ser nosotros porque no quería precipitarme con mis palabras después de llegar al final. Después de publicar esta entrada el fenómeno Sofía habrá termando para mí. Quería alargarlo un poco más.

En el final de La magia de ser Sofía me quedé muy angustiada, porque Héctor hizo tan mal las cosas…que no creía en una reconciliación. A pesar de todo tenía esa esperanza que se siente cuando empiezas la segunda parte de una bilogía, en la que sabes o intuyes que todo se soluciona. Pero seguía leyendo y no había avance: ni Héctor volvía de Ginebra ni progresaba su relación con Lucía; ni Sofía olvidaba a Héctor ni mejoraba su estado de ánimo. Ya no sabía qué pensar…¿Para qué una segunda parte si no va a haber un perdón, una reconstrucción de la historia que tuvieron Sofía y Héctor?

Y llegó. Después de siete meses ausente, Héctor entró en el Alejandría. Pero Sofía estaba tan dolida que su reacción no fue la que yo esperaba. Y la historia no avanzaba. Héctor se preocupaba por recuperar su vida, pero para Sofía no era suficiente. Cuando ya parecía que había un acercamiento…volvía a ocurrir: distanciamiento.

Ese tira y afloja entre los dos protagonistas te mantiene atento, observando los sentimientos de Sofía, analizando la ternura con que Héctor lo hacía todo para recuperarla. En la primera parte fue Héctor. Sofía me ha hecho sufrir en esta segunda parte. Porque quería entenderla y, de alguna manera, la comprendía pero sin llegar a empatizar con ella.

Si tengo que ponerle alguna pega es que me ha parecido que el principio evolucionaba muy poquito a poco y luego se aturullaban todos los sentimientos, las sensaciones de los protagonistas, la pasión y el dolor de cada uno, sus propias emociones. Todo para el final.

En lo que sí he cambiado de parecer es en la nueva aventura de Oliver, el mejor amigo de Sofía. Cada cierto número de capítulos se desarrollaba su romance con la dependienta pelirroja, un poco impertinente y grosera. Y me ha enganchado tanto que podría leer una novela sobre su tonteo.

He leído La magia de ser nosotros poco a poco; taaan lento, que no me lo creía ni yo misma. Necesitaba hacerla durar y que no terminase esta historia tan rápido, porque no sé cuándo vamos a tener otra novela de Elisabet Benavent.

Ha sido una lectura fácil, como todas las de Beta Coqueta, y el tono pornográfico que encontré en la primera parte ya no aparecía tanto en esta segunda entrega. Al igual que en La magia de ser Sofía, aquí habrá capítulos contados tanto por Héctor como por Sofía.

Para mí, el final ha sido esperado; no me preguntéis, pero tenía esa sensación desde las primeras líneas del segundo libro. Creé dentro de mí un destino para Sofía, Héctor y el Café de Alejandría, y se cumplió.

Me ha parecido muy interesante y atrayente cómo Elisabet ha utilizado citas o frases de autores o cantantes célebres, pintores como Frida Kahlo y otros muchos conocidos y no tan conocidos. Ha sido como descubrir un mundo paralelo.

He querido guardar algunas de esas citas y otras propias de la autora, marcando cada una de ellas con pequeños pósits. Una de ellas de Frida Kahlo la comparto con vosotros:

¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: Yo te cielo.

Para mí, esta es la máxima de la bilogía Sofía.

Por saber transmitir todos los sentimientos encontrados, por darnos esa magia que después de tantas novelas todavía conserva y por ser una fuente de inspiración para mí, le voy a dar a Elisabet Benavent (no a su novela)…

5 estrellas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s